De paseo


-¿Cuánto tiempo?- Juan
-Lo mismo digo-Lorena
-¿Te apetece venir a tomar un café?-J
-(No sabes cuánto) Bueno-L
-Y, ¿qué tal?-J
-Tirando-L
-Tú siempre tirando-J
-Ya ves-L
-¿Sigues metida en tantas cosas?-J
-Sí, bueno, todas son la misma-L
-No cambiarás-J
-(¿Tengo que hacerlo?)-L
-¿Y tu hermano?-J
-Bien. Supongo-L
-¿Supones?-J
-Como siempre, ¿y tú?-L
-Currando mucho-J-¿Y tú?
-Preparando oposiciones como todos-L
-¿Cuándo las tienes?-J
-Aún no están convocadas, pero pienso que para septiembre. Me voy a pasar un bonito verano-L
No te vayas, no me dejes. Quédate un rato, hazme compañía.

-Tenemos que vernos más, pero tú siempre estás ocupada-Juan
-Para un amigo (para ti) nunca, lo sabes-Lorena

Sonríe.

-En fin, nos veremos-J
-(No) Cualquier día-L
-Lo dicho, deberíamos vernos-J
-Llámame entonces-L
-(¿Y tú?) Lo haré- J
-(No creo)-L
Menudo verano, y siempre en la calle, donde el calor apaga el humo de mis pulmones. Cualquier ciudad menos esta, porque ¿qué hay en ella?

-Mañana, a las diez-Lorena
-¿Cuándo le viste?-María
-El martes-L
-¿Y?-M
-Nada (me miró, me sonrió), me contó alguna cosilla y, se fue-L
-Pero, ¿qué te dijo?-M
-Que ya nos veríamos, que me llamaría-L
-¿Y?-M
-¿Y? Eso es como prometer al vendedor que ya le compraré mañana...-L

No hay comentarios:

PROFECÍA

"La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra (...)

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)

Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza."


Jorge Luis Borges (Ficciones: La Biblioteca de Babel)