Seria la hembra,

se desnuda ante el pequeño.
Le presta un pecho
y se vuelve madre.
El nadador de níquel que acecha la onda más fina,
quiere robarle su presa,
erotizar sus anhelos, hasta no reconocerlos
y, entonces, hambriento,
beber y tragar, tragar y beber.
El correo del comandante no llega ante la guardia
que vigila la muralla. Se ha encontrado con la mujer
que celosa no quiere salvarse.

Vocablos salen de los uniformes que comprendo y me entristecen,
alabanzas se ensucian en la misma mala intención.
Enferman los manicomios, se indispones las legiones 
y, por la fiebre de cada militar,
otro militar.
No interrumpas al coro que ensaya junto al altar,
pues se retuerce excitado en su propia vanidad.
Cállate,
calma tu fiereza,
                           que no araña la arena,
                                que se enreda en las rocas
y el rebaño de vacas nocturnas con rojas patitas de mujer
no huye aunque le sueltes tu alma,
aunque desencadenes tus venas,
porque solo posees la rabiosa desidia del herido que se condena
mientras silban las monedas en la lengua del cortador de césped.
Los sentido se deshacen en la tortilla, 
se fríen los ojos en la salsa de aguacate.
Vente, por su sonrisa, ¡vente!
No finjas que no me ves,
no lo hagas.
Acércate a los nenúfares
y mírate en ellos.
Que infortunios se imponen en la historia de mis horas
que impide que se lamenten las interpretaciones de mis pasados.


No hay comentarios:

PROFECÍA

"La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra (...)

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)

Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza."


Jorge Luis Borges (Ficciones: La Biblioteca de Babel)