nunca demasiado largas.

Mientras entre  nosotras,
alternan imprudentes, lenguas y conciencias,
                                                       perecen las unas y las otras.
Se estorban.
                              Se velan escenas
                                                     de choques, líquidos y rumores,
                               jirones que nadan
como los habanos en tu nariz.
Tu impaciencia me descubre las espadas de yedra
que visten mi vestido de mantequilla.
Una jofaina mea tu licor
y lo derrite sobre graciosas cicatrices
que se tatuaron en las espinas
que me engalanaron por primavera.
Y me gritan las espuelas de los gendarmes,
cristales de lloraduelos se cobijan en mi cadáver,
mendigo vendido al calor de tus ojos mudos,
al aliento de las bocas hambrientas
que pincelan en mis estrías
bahías que se dejan libar.
                                                                               En qué momento podría quejarme,
                                                                      sin que nadie me llore detrás,
                                                          cuando debería correr
                                                                           sin que una espalda me empuje.
¿Has visto?
Hay una niña sonriendo a un niño, 
hay un niño escondiendo su barbilla.
Los espío desde mi nido.
No me huyen. Ya no me huyen.
                                                                                     ¿No me huyen?
                                                                                    No. No huyen.
                                                                                           ¡Iros!
¡Vete!
¡Ay, ese mar de pensamientos!
que trasmina a niño recién nacido,
que empuña un bastón de dos púas.

No hay comentarios:

PROFECÍA

"La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra (...)

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)

Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza."


Jorge Luis Borges (Ficciones: La Biblioteca de Babel)