El león


-Buenos días
-Buenos días
-¿Estás preocupada?
-No, estoy pensando
-Ah
Trece mira a Idiota, con cara de estar rebobinando.

-¿Te gustan los animales?
-¿Cómo?
-Si te gustan, sin más
-Sí, claro, como a todos
-A todos no
-Bueno, pues a mí, sí
-Ya, ¿y eres de Rousseau o de Hobbes?
-¿Cómo?
-¿Eres de los de buenopornaturaleza o...?
-Eso no sé, pero me encanta mi trabajo
-¿Y...?
-Que yo trabajo con personas...
-Eso, y ¿qué te parece?
-Ay, dime de una vez, qué quieres decir

Idiota, no lo entiendes a mí me encantan los animales, verlos en un documental, en el zoo, en casa. Y el que más me gusta de todos es el león. Es hermoso, coherente, inteligente...

-Pero,...
-¿Pero?
-Igual que me ocurre con el hombre (y la mujer), si me acerco, ¿debo confiar en la piel del depredador? ¿sí o no?

No hay comentarios:

PROFECÍA

"La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra (...)

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)

Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza."


Jorge Luis Borges (Ficciones: La Biblioteca de Babel)