Brindo mi infelicidad


-Levanto mi copa
-¿Por?
-Por las familias de cuento
-¿Y eso?
-Porque me apetece
-Idiota
-Porque, de vez en cuando, los demás también sientan la angustia
-¿La angustia?
-De Caperucita Roja esperando a que la madre la obligue visitar a la abuela, a pesar del Lobo
-?
-La angustia de tener unos padres que como los de Hansel y Gretel, deseen perderlos de vista; por una madre que envidie como la de Blancanieves. Una madrina que prefiere que se duerma (o que entre en coma) antes de verla mal casada, incluso por quien no le importe que se amputen el talón o los dedos del pie. La angustia del que heredó un gato con botas, y, por supuesto, por los que abandonaron al Patito Feo...

-¡Vaya vuelta de tuerca!
-¿Cuál Trece? ¿La de creernos nuestra propia fantasía?

No hay comentarios:

PROFECÍA

"La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra (...)

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)

Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza."


Jorge Luis Borges (Ficciones: La Biblioteca de Babel)