Salvo que esperes distintas explicaciones a las evidentes, estar delante de un juez es algo incómodo. Y la culpa de la presente escena es de la difuntísima Paula. En fin, pensé que ella tenía claro que de fin de semana sí, pero eso de hacernos cargo del niño a tiempo completo... Siempre pensé que como muchos  abuelos -estadística inexacta y no comprobada, por otro lado-, que estarían encantados con la idea de quedarse con su nieto. Sobre todo teniendo en cuenta que la otra alternativa es el maricón de su exyerno. Así que aquí estamos, decidiendo quien se queda con el renacuajo, a quien le va a tocar limpiar más sus mocos y aguantar su ya cercana pubertad.
-¡No me lo puedo creer!
-Pues ya ves
Javier disculpó su ausencia con compromisos de revista, dejándome toda la mierda para mí, a sabiendas de que principalmente es por él. Decir que es un niño grande que no soporta compartir lo nuestro, es decir poco. Se pone de los nervios simplemente con olerlo, así que cuando tocaba se largaba con excusas nada fundamentadas.
-El finde que viene me voy a casa
-¿Qué casa?
-Con mis padres
-Ah
Los remiendos biológicos también se denominan familia, aunque no haya ni un mísero centímetro de  vínculo emocional. Suenan a gospel desposeído de espíritu, sucede a veces, cuando enmarcas una imagen sin ninguna perspectiva.Sin profundidad multidimensional, sin llamadas de teléfono porque sí, sin comidas en un día cualquiera, sin tenerse nada que compartir, salvo el minuto en que el  notario lee la decisión de los que regalaron  unos apellidos a la conjunción de otro par de minutos.

Javier, repite muchas veces que sus padres sólo fueron generosos con él ese par de minutos en que decidieron tenerle básicamente para evitar que la casita que les había costado tantos veranos de sinvacaciones, fuese a parar a algún sobrino político.

No hay comentarios:

PROFECÍA

"La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra (...)

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)

Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza."


Jorge Luis Borges (Ficciones: La Biblioteca de Babel)