Yo, Idiota

-¿Estás de nuevo aquí?-Trece
-¿Por qué no? No tengo nada qué hacer-Idiota
-Suerte que tienes-Trece
-¿Y luego?-Idiota
-No tienes la sensación a veces de que no llega-Trece
-(?)-Idiota
-El pasado es igual que el futuro, ahora-Trece
-La vida pasa rápido-Idiota
-No me refiero a eso-Trece
-¿A qué entonces?-Idiota
-A que está pasando mientras digo que está pasando -habla como si tuviera un nudo en la garganta-, ¡es angustioso!
-Es ley de vida-Idiota
-¿Y con eso qué?-Trece
-No entiendo-Idiota
-¡Tú eres idiota!-Trece
-Así me llaman- Idiota
-¡Imbécil!-Trece
-¡Eso no! -enfadado
Dejan transcurrir unos segundos en silencio.
-Shú está mal-Idiota
-Shú se mete demasiado-Trece
-Bueno vale, eso -irritado- Shú parece agobiada
-No sabe qué quiere ser si reina o princesa -Trece
-¿Cómo?-Idiota
-Cosas de mujer-Trece
-No entiendo -Idiota
-Te acuerdas del cuento de la Belladurmiente, ella espera dormida a que la despierten con un beso-Trece
-Bueno, así lo cuentan ahora-Idiota
-Así me vale a mí-Trece
-¿A dónde quieres llegar?-Idiota
-Y mientras espera por su príncipe-caballero, ¿qué debe hacer? -Trece
-No sé -Idiota
-Seguir durmiendo, no debe mirar a otro, no debe sentir nada, mientras él no llega -Trece
-Hombre, no sé -Idiota
-¿Y quién te ha dicho que soy hombre?
-Es un modo de hablar -Idiota
-¡Pues corríjase usted! -Trece
-¿Y si el no llega? -Idiota
Trece piensa que hay mujeres que quieren ser princesas, que no siempre pueden, y al final son dolidos corazones y temerosos cuerpos y mentes que sólo piden dormir. Trece piensa que hay otras, que quieren ser reinas que buscan a su rey. Despiertos sus cuerpos, sus corazones y sus mentes, los gobiernan como territorios suyos que son. Que dejan entrar a infieles y a caballeros, que los expulsan de la misma manera. ¿Y tú qué quieres ser, infanta o gobernadora?

No hay comentarios:

PROFECÍA

"La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra (...)

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)

Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La Biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza."


Jorge Luis Borges (Ficciones: La Biblioteca de Babel)